¿Comités de militares y de civiles para defender las reformas bolivianas?

Aquí

La Paz (Bolivia), nueva etapa, 24 de agosto de 2013 Año III No. 130

 

Afiliado a la Federación Latinoamericana de Periodistas, Felap

Editor: Remberto Cárdenas Morales

http://www.semanarioaqui.com

http://vozyvos.blogspot.com correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

http://aqui-avance.blogspot.com correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

http://www.semanarioaqui.com

Edición de homenaje a Pedro Moye Noza, niño fallecido accidentalmente el 21 de agosto de 2011 durante la VIII Marcha Indígena en defensa del TIPNIS.

 

índice

editorial

Gobernantes quieren arrebatar a los indígenas su derecho a la consulta

De sábado a sábado (262)

¿Comités de militares y de civiles para defender las reformas bolivianas?

Remberto Cárdenas Morales

Colonialismo de la desinformación

“Cómo disolver los actos corruptos de algunos medios de comunicación  para  propugnar un mundo mejor y más justo?. Por ética, debo lealtad a mi principio de ser militante de la verdad y no su intérprete”.

Por: María Eugenia Claros Bravo

El presidente Morales ordenó la represión contra indígenas en Chaparaina

Interpelación de las noticias

Roger Cortez Hurtado

Siguen impunes responsables del golpe del 21 de agosto de 1971

Un lector de Aquí

Viene bajando del norte... es un monstruo grande y pisa fuerte...

Tener una semilla es un delito: la nueva dictadura alimentaria

ECOagricultor el 16 agosto, 2013 en Blog, Transgénicos | 3 Comentarios »

El ejemplo de Uruguay

Rafael Puente

Presencia en tiempos del MAS

Lupe Cajías

de nuestra tierra

FFAA y sectores sociales crearán Comités de Defensa Patriótica*

Formarán comités de defensa patriótica hasta fines de año

Sectores sociales saludan anuncio de crear comités de defensa patriótica*

derechos humanos

logoapdhbASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE BOLIVIA

LA ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE BOLIVIA (APDHB)  Y LA ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE SANTA CRUZ (APDHSTA. CRUZ) ANTE EL NÚMERO DE PERSONAS FALLECIDAS Y HERIDAS EN EL PENAL DE PALMASOLA MANIFIESTA:

Por el Comité Ejecutivo Nacional

 

avisos

Menú Semanal Namas Té

lecturas

Crítica de la "razón" nacionalista

Raúl Prada Alcoreza

El vicepresidente, en el discurso del 6 de agosto ante el Congreso, en Cochabamba, dijo, refiriéndose a los resultados censales, sobre todo a este tema de la proporción de indígenas y mestizos, que mestizos es una categoría colonial de tributación, refiriéndose, seguramente, a la clasificación de la tributación "indígenal" colonial. Bueno, no sólo, pues es un término usado de manera polisémica.

Por qué cayó Bolivia en manos del fascismo

René Zavalea Mercado

La batalla expresa la existencia del eje obrero-universitario, porque prácticamente no hay un combatiente que no sea obrero o universitario. Si a eso se suma la concurrencia de los militares revolucionarios, como Sánchez, está probado que la alianza entre los sectores más significativos

cualitativamente está lograda. Mientras la derecha demuestra que no controla realmente, como para llegar a un combate, sino al ejército, la izquierda dispone ya de los sectores estratégicos más decisivos de la población.

 

Aquí

La Paz (Bolivia), nueva etapa, 24 de agosto de 2013 Año III No. 130

Afiliado a la Federación Latinoamericana de Periodistas, Felap

Editor: Remberto Cárdenas Morales

http://www.semanarioaqui.com

http://vozyvos.blogspot.com correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

http://aqui-avance.blogspot.com correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

http://www.semanarioaqui.com

Edición de homenaje a Pedro Moye Noza, niño fallecido accidentalmente el 21 de agosto de 2011 durante la VIII Marcha Indígena en defensa del TIPNIS.

 

editorial

Gobernantes quieren arrebatar a los indígenas su derecho a la consulta

Los gobernantes, con la fuerza del llamado Estado plurinacional, de hecho les arrebataron a los indígenas del TIPNIS, el derecho a la consulta previa, informada, de buena fe y obligatoria. Después de que construían por ambas puntas el camino de la discordia, con presiones y prebendas, manipularon resultados de esa consulta, informaron que la mayoría de moxeño-trinitario, yuracarés y chimanes aprobaron la apertura de esa vía.

Una lectura atenta del informe sobre ese presunto consentimiento para que se construya la carretera lleva a conclusiones distintas: sólo ocho de esas comunidades aceptaron el camino y varios comunarios plantearon condicionamientos.

Después de esa consulta tramposa, los inquilinos del Palacio Quemado ofrecieron incluso un camino ecológico: una especie de pasarela o un subterráneo, gigantescos, de más de 60 kilómetros; los dos dañinos, según entendidos y de acuerdo al sentido común.

Basta un ejemplo para entender lo que sería ese camino ecológico, sobre el que no existe un estudio. Hace poco, en las Islas Galápagos (Ecuador), una empresa privada inauguró un aeropuerto “ecológico” el que utilizará energía solar. Y un aeropuerto ocupa una superficie mucho menor que el que es el TIPNIS, un reservorio fundamental de agua dulce.

Del probable camino que nos separa, han dejado de hablar los gobernantes sólo porque están en campaña electoral —y aunque les importan poco los electores del TIPNIS porque son pocos y porque allí creen que ganarán como en las elecciones de Gobernador para Beni—, actualmente tienen otra urgencia: necesitan buscar petróleo y gas en todas los parques nacionales, varios de los que, al mismo tiempo, son territorios indígenas.

El aviso del Vicepresidente apuntó a esos lugares como reservorios hidrocarburíferos, pero otra vez nada dijo de la consulta a los dueños de casa antes de operaciones exploratorias y extractivas, al parecer, ya decididas.

El Presidente en un último congreso sobre petróleo y gas, realizado en Santa Cruz de la Sierra, dijo que allí se buscará la riqueza natural no renovable, ante lo que voceros indígenas han recordado el derecho que tienen a que se les consulte antes de tomar medidas que causarían daño a su territorio dentro del cual es posible la autodeterminación suya y la aplicación de las costumbres como normas ancestrales.

Asimismo, pasan pocos días de una reunión realizada en Cochabamba entre movimientos sociales cautivos de los gobernantes y éstos en la que unos y otros dicen haber “cosensuado” o, lo que es lo mismo, que los asistentes han aprobado un proyecto de ley marco para la consulta a los indígenas cuando una obra a ejecutarse en su territorio podría ocasionar algún sobresalto que les cambie la vida a esos pueblos.

Ese consenso o consentimiento, que no quiere decir unanimidad, sin embargo, no compromete a los guaraníes, moxeño-trinitarios y otros pueblos indígenas a los que ni siquiera se los acogió en esa reunión, con agravantes a la vista: las opiniones divergentes de esos originarios no fueron ni escuchadas y, por tanto, no fueron tomadas en cuenta.

Citamos ejemplos de esas diferencias de criterio: De acuerdo con los proponentes del proyecto de ley sobre la consulta a los indígenas, los resultados de ésta no deben tener carácter vinculante (obligatorio), si los indígenas dicen de nuevo que el camino no pase por el centro del TIPNIS y/o que allí no se busque ni petróleo ni gas, lugar probablemente rico en esos recursos porque estudios establecen su existencia desde Camisea (Perú) hasta la Argentina, y en parques bolivianos y territorios indígenas como el Madidi y el TIPNIS.

Si el resultado de una consulta a los indígenas, dueños ancestrales de un territorio no es vinculante, para qué se la realizaría. Además, la jurisprudencia internacional da cuenta de que cuando, por ejemplo, indígenas de Monte Belo (Brasil) no aceptaron que se construya un camino se paralizó la obra y los gobernantes cariocas buscaron acuerdos sobre la base de propuestas destinadas a mermar al menos el daño a los ecosistemas, cuyos guardianes consecuentes son los pueblos originarios. La Constitución Política, el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas (Convenio y Declaración son leyes de Bolivia), implícitamente, mas no de manera expresa, disponen la necesidad de que sin el consentimiento de los pueblos indígenas no debe materializarse ni siquiera una medida administrativa si ésta les afectaría.

En el proyecto de ley que comentamos existe algo peor. Si no hubiera acuerdo entre gobernantes e indígenas sobre el resultado de una consulta, los más próximos a los gobernantes y que son parte de los movimientos sociales, plantean que sea el Presidente de Bolivia el que resuelva la discrepancia porque, según ellos, el primer mandatario representa y expresa los intereses de todos los bolivianos.

Sin embargo, el actual Presidente indígena no está en condiciones de resolver un desencuentro, producto de una consulta a los indígenas, porque ante una contradicción entre originarios y cocaleros, favorecería a éstos. Otro gobernante no indígena, precisamente por eso y porque defendería otros intereses materiales, sacrificaría los derechos de los originarios.

Además, una decisión que deben tomar los indígenas no debe transferirse al principal gobernante ni ahora ni después. No obstante, otra cosa sería que originarios y gobernantes coincidan, lo que determinaría una salida feliz, por ejemplo, como resultado de una consulta.

Algo más: es mentira que el actual Presidente representa y defienda los intereses de todos los bolivianos. Si así fuera, algún momento —como ya sucede— frente a un conflicto, el principal gobernante se inclinaría en favor de los de su clase social, es decir, de los campesinos entre los que predominan pequeños y medianos propietarios, y éstos aspiran a una mayor acumulación de bienes y servicios de los que ya disponen. Esa es una de las razones, sin ser la única, que nos lleva a reafirmar que el Presidente no debe tener la facultad de resolver la falta de acuerdo entre gobernantes e indígenas cuando los legítimos derechos e intereses de los últimos sean disputados por otros sectores sociales.

Lo central de ese proyecto de ley, sobre la consulta a los indígenas, tendría que estar  la vista del pueblo: los gobernantes pretenden que legalmente se les faculte resolver cuándo, con quiénes, dónde y para qué se exploren y exploten recursos naturales como el petróleo y el gas.

Recordemos que Evo Morales les dijo a los guaraníes, en presencia de Hugo Chávez, que lo que ellos querían era que se les pague cuando se les consulte sobre la exploración y explotación de hidrocarburos. Entonces, el primer mandatario olvidó que de la reserva natural de Aguaragüe se proveen de agua poblaciones chaqueñas como Villamontes y Yacuiba.

Los indígenas, guaraníes han dicho que rechazan el proyecto de ley sobre la consulta. Por eso es necesario generar el más amplio y consecuente apoyo a esos pueblos que siguen su lucha en defensa de la vida: del territorio, de la autodeterminación y de la vigencia del derecho consuetudinario en su casa grande.

 

De sábado a sábado (262)

¿Comités de militares y de civiles para defender las reformas bolivianas?

Remberto Cárdenas Morales*

De acuerdo a la información que entregaron medios de difusión privados, como lo hizo sólo en parte el diario del gobierno Cambio, hasta diciembre próximo serán organizados Comités de Defensa Patriótica para defender los cambios: la revolución democrática y cultural, según gobernantes; para nosotros reformas que tienden a perder su filo avanzado.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas bolivianas, Edwin de la Fuente, que hizo de portavoz sobre esta materia, declaró que la institución castrense debía ponerse a tono con el proceso de cambios y que en alianza con “la masa social del pueblo” deben luchar contra las amenazas que tiene Bolivia. Citamos al jefe militar:

“Como toda nación (Bolivia) tiene amenazas internas, tiene amenazas regionales, tiene amenazas continentales que es otro concepto y también tiene amenazas mundiales”.

Nosotros tenemos que preocuparnos porque no precisó los alcances de las “amenazas internas”. Quiénes o qué clases sociales o qué tendencias y/o partidos políticos amenazan a Bolivia. Recordemos que otrora los dictadores miliares y fascistas en Nuestra América, definían a nuestros pueblos como al enemigo interno y, lo más grave, los uniformados por mandato del poder político enfrentaban a nuestros pueblos como a enemigos suyos. La “guerra interna”, de Pinochet, para imponer su dominio ante el pueblo chileno; la llamada “guerra sucia”, sostenida por la dictadura de Videla, en la que murieron al menos 30.000 hijos del pueblo argentino; los muertos en Paraguay, Uruguay, Brasil, Bolivia decían mucho sobre las “amenazas” de los supuestos enemigos internos en nuestros países y pueblos, de acuerdo a ese lenguaje castrense del que nos habíamos desacostumbrado.

Algo es cierto: la derecha y los imperialistas nunca fueron considerados enemigos de las organizaciones miliares y policiales en esta parte del mundo. También por eso requerimos una explicación sobre las otras amenazas citadas por el Comandante en Jefe de las FF.AA. que se supone debe coincidir con lo que piensa el Capital General suyo, es decir, el Presidente boliviano. Sigamos con fragmentos del pensamiento de la Fuente:

“Porque la alianza estratégica que tiene que haber entre las FF.AA. y la masa social del pueblo boliviano es fundamental, principalmente para garantizar el proceso; entonces estamos en la consolidación de los Comité de Defensa Patriótica. Los Comités de Defensa Patriótica son las alianzas estratégicas en todas las áreas estratégicas de Bolivia especialmente de frontera”. Ver notas informativas en este número de Aquí.

Se trata, de acuerdo al vocero militar, de una alianza de largo aliento, no es una cuestión coyuntural o para las próximas elecciones. Al menos ahora los aliados trazan acciones con vistas a los 200 años de la fundación de Bolivia, entre cuyos objetivos está acabar con la pobreza extrema. (Los gobernantes han ofrecido liquidar la pobreza crítica en el TIPNIS, en dos años, y uno de éstos se dedicará a la planificación de esas tareas).

Asimismo, ese entendimiento es para “garantizar” el proceso: ¿cauce y profundización de éste? ¿Pretenden cuidar el proceso de las amenazas internas? ¿Y también respecto de las amenazas externas?

Alianza de militares con la “masa” del pueblo y con dirigentes de los movimientos sociales. Por ello, es imprescindible preguntar si esa masa, aunque sea por intermedio de sus representantes, fue consultada para esa alianza cívico militar que será política.

Los alcances de tal alianza, en las palabras, es para todas las áreas estratégicas de Bolivia. Para todas las actividades.

Incluso para cuidar las fronteras: combatir el narcotráfico, el contrabando y para que se ocupe de la seguridad ciudadana. Es pertinente tener presente que una misión constitucional de las FF.AA. es proteger la soberanía y el territorio bolivianos.

Los promotores de los Comités de Defensa Patriótica se han dado plazo para organizarlos hasta diciembre de este año. Así y todo esas instancias probables nos traen a la memoria el “Pacto militar-campesino”, impulsado durante la dictadura y el gobierno de René Barrientos Ortuño, un operador desembozado de los yanquis. Incluso el “liderazgo” de ese General de aviación (si se tolera la afirmación), fue obra de la CIA, se aseguraba en ese tiempo y los datos de los que se dispone llevan a esa conclusión, así como no hay dudas de que ese pacto se inscribió en lo que se sigue denominando acción cívica de las FF.AA., un programa que pretende que la ciudadanía admita a los militares como amigos suyos.

A manera de remate, el diario Cambio afirma que esos Comités de Defensa Patriótico son una expresión de  “Las reformas en la institución militar (que) se implementan en el marco de la doctrina de la descolonización y complementariedad de las FFAA con el pueblo boliviano, por la defensa de los recursos naturales”.

Gregorio Choque, de uno de los sectores de Conamaq informó “… que la conformación de los comités de defensa patriótica está en el marco de las resoluciones de la I Cumbre Mundial Antiimperialista realizada entre el 31 de julio y el 1 de agosto” (Cochabamba). 

“El Comité de Defensa Patriótica será territorial y en las fronteras combatirá el narcotráfico, el contrabando, el espionaje, la seguridad ciudadana, que ponen en riesgo la soberanía nacional”, dijo. 

Para Choque el anuncio de De la Fuente ‘es viable’ porque los pueblos indígena originario campesinos, las FFAA y la Policía Boliviana ‘tienen que hermanarse para defender a la ciudadanía y el territorio’”.

Una dirigente de una agrupación que trabaja con mujeres de barrios paceños afirmó que ellas se sienten “soldados” del actual proceso de cambios y saludan la posible constitución de los Comités de Defensa Patriótica.

En una nota anterior, en este espacio de opinión, dijimos que las FF.AA. bolivianas no son ni anticoloniales, ni antiimperialistas, ni socialistas. Reafirmaos este punto de vista.

Incluso los jefes militares, sólo en este último tiempo, hablan de “reformas” en la institución castrense y de una nueva doctrina militar de ellas y para ellas.

Los anunciados Comités de Defensa Patrióticos no son el mejor augurio para el pueblo. En esa materia no hace falta redescubrir, ni siquiera en este tiempo de reformas que palidecen. Es que esa maquinaria represiva fue constituida como sostén del viejo Estado y el Estado plurinacional, que existe como propuesta inconclusa, es imposible con añejas FF.AA., cuyos miembros participan de manera encubierta en las represiones de este tiempo, así como lo hicieron en Chaparina.

La Paz, 24 de agosto de 2013.

*Periodista

 

Colonialismo de la desinformación

“Cómo disolver los actos corruptos de algunos medios de comunicación  para  propugnar un mundo mejor y más justo?. Por ética, debo lealtad a mi principio de ser militante de la verdad y no su intérprete”.

Son más de 20 años de vida periodística que llevo como firme militante en las filas del pueblo. Transitando por este vidrioso camino, es escalofriante constatar, que el contenido informativo de los medios de comunicación en su mayoría, están subordinados a quienes los financian, por consiguiente tienen la obligación moral de defender sus intereses.

Insisto, no existe la objetividad periodística, desde el momento en que se elabora la noticia se ingresa al campo de la subjetividad, porque cada ser humano, con su característica particularidad, evalúa la realidad. Lo que existe es el mecanicismo racional, es decir que el periodista trabaja y a cambio percibe un salario, en consecuencia tiene nomás que subordinarse a su jefe.

Ciertamente, el periodismo es una maravillosa profesión,  fascinante y turbulento a la vez, y de alto riesgo por el tramo espinoso de recorrido en el afán de cazar la noticia. Y en ese afán, cuando la noticia no presenta las pruebas respectivas  y lo damos por consumados, ahí cometemos los delitos formales de difamación, denigración, calumnias, injurias, etc.

Y lo más deplorable aún, es que cuando alguien quiere poner atajo a esto, levantan el grito al cielo y dicen que la libertad de expresión y de prensa está en riesgo, “nos están coartando la libertad de expresión”, indican los cínicos.

Hoy está en boga, exclamar hasta el hartazgo, que la libertad de prensa está en riesgo en Bolivia. Tamaño atrevimiento, que hasta la SIP (Sociedad Interamericana de la Prensa) en una muy clara injerencia similar a cualquier organismo norteamericano, que viola de manera flagrante la soberanía de nuestros pueblos, intentaba una vez más, inmiscuirse en nuestro país  refrendando la amenaza de la libertad de expresión.

En un artículo anterior, me había referido a las funciones nefastas de la SIP, que tiene su escenario de acción en territorio norteamericano, actúa en consonancia  y de la mano perversa del imperio del mal, calumniando permanentemente a gobiernos latinoamericanos que se resisten a caer en sus anzuelos.

Recuerdo cuando esta organización conspiradora llegó a Bolivia, afortunadamente el presidente Evo Morales no los recibió, lo cual celebro.  No obstante, la SIP perversamente y como buena operadora del fascismo, realizó su romería de visitas con el gremio periodístico afines a ellos y con organizaciones sociales de oposición al gobierno actual.

Con seguridad también llegaron a parlamentarios, dueños de medios, y seguramente con representantes de la Iglesia que de un tiempo a esta parte, decidieron hacer política en Bolivia, en lugar de  dedicarse a sus actividades pastorales como proclaman constantemente.

 Por todo su accionar deleznable de la SIP, se puede asegurar con toda certeza, que esta organización se constituye en un órgano de inteligencia del gobierno de los Estados Unidos. Por su recorrido nefasto, esto ya es de vieja data, la SIP, viene interfiriendo en nuestros países de Latinoamérica, en una muestra clara de intento desestabilizador de la Democracia.

En un artículo de opinión yo me preguntaba: ¿dónde está la SIP, cuando algunos empresarios y dueños de los medios de comunicación manejan la agenda política, social y económica de nuestros pueblos en desmedro de las mayorías?

¿Dónde está la SIP, cuando sistemáticamente se pervierte el mensaje en los medios de comunicación, metódicamente se manipula la información?

¿Dónde está la SIP, cuando se ocultan verdades y se divulgan mentiras?

 ¿Dónde estaba la SIP, cuando en Honduras lo derrocaban a Manuel  Zelaya y los medios de comunicación mostraban dibujitos, o en Paraguay con el golpe parlamentario para destituirlo a Lugo, donde los medios  de comunicación, invisibilizaron las marchas de protestas del pueblo en las calles?

Ahora mismo, con qué talla moral la SIP acusa a Venezuela de tener injerencia en los medios?

Con qué derecho este organismo  señala que pese a tener "elecciones democráticas", hay países que no respetan la libertad de prensa y citan también a  Bolivia, Ecuador, Argentina y Nicaragua?

Con qué derecho el presidente de la SIP, Jaime Mantilla, advirtió a nuestros gobiernos y dijo que en Latinoamérica existen “graves problemas” de libertad de expresión, debido a que los “poderosos no aceptan que haya quien les pueda contar la verdadera historia que ellos quieren ocultar”?

Por qué la SIP en lugar de inmiscuirse en nuestra autodeterminación soberana, no le pide con la misma vehemencia a su amo el imperio norteamericano que deje el terrorismo mediático que utiliza como arma política, y deje de mezclar la sangre con las lágrimas en nuestros pueblos. 

Por favor no confundamos: La SIP está para defender el control de la información por parte de los mercaderes de la noticia y los mercachifles de la información que son los  empresarios  de los medios.

 La SIP está para refrendar la guerra sucia en contra de nuestros Gobiernos democráticos de América Latina.

Por: María Eugenia Claros Bravo

Directora Periódico Visión Z

Bolivia

El presidente Morales ordenó la represión contra indígenas en Chaparaina

Los gobernantes, en especial el presidente Morales, decidieron impedir que la VIII marcha indígena llegue a La Paz.

Para acabar con la defensa pacífica del TIPNIS, los gobernantes instruyeron que colonizadores bloqueen el paso de los marchistas por Yucumo hacia la sede de gobierno.

Incluso los policías fueron a Chaparina, cerca de Yucumo, con similar misión a la de los bloqueadores-colonizadores: dificultar la caminata de los defensores de la reserva natural y del territorio indígena y para impedir que pase de esa localidad beniana.

El supuesto secuestro del canciller Choquehuanca, con ayuda de una policía infiltrada en la VIII marcha, fue parte de la organización represiva contra los compatriotas. Represión que quiso paralizar, desorganizar, desunir, desorientar, acabar con la resistencia indígena que, en esencia, busca preservar la vida humana, animal y vegetal en el TIPNIS.

Sobre todo el Presidente se niega reconocer que fue derrotado por los indígenas de la VIII marcha, con el apoyo del pueblo boliviano, de alteños y paceños en especial.

Una marcha minúscula de cocaleros e indígenas, encabezada por el cocalero, Gumercindo Pradel pretendió superar el apoyo popular a la VIII marcha, sin conseguirlo. Con la ayuda decisiva de los gobernantes, consiguieron una consulta posterior, desinformada y de mala fe entre pocos pobladores del TIPNIS la que no pudo ni mermar los alcances de la resistencia de los originarios en la reserva natural (de todos los bolivianos) y del territorio indígena (TCO de propiedad colectiva de mojeño-trinitarios, yuracerés y chimanes).

Los gobernantes estos días atacan a los pobladores del TIPNIS. Por eso, con una represión política con el nombre de proceso criminal, pretende encarcelar como a reos rematados a tres dirigentes indígenas que mantienen una digna vigilia en Trinidad. Los gobernantes, asimismo, buscan que sus obedientes asambleístas, aprueben un proyecto de ley de transparencia y acceso a la información pública, pero que prohíba informar sobre estudios de impacto ambiental y de exploración y explotación de las riquezas mineras bolivianas, entre otras prohibiciones. El proyecto de ley sobre la consulta previa, informada y de buena fe —como dispone la Constitución Política— creemos que tratará de facilitar la exploración y extracción de petróleo y gas (y otros recursos naturales) de los parques nacionales y de los territorios indígenas.

Respaldamos la exigencia para que al ex ministro de Gobierno, Sacha Llorenti Soliz, sea imputado, procesado y sancionado, así como los otros autores materiales e intelectuales de la represión a indígenas en Chaparina. Sin embargo, admitamos que aquel funcionario público tiene protección gubernamental, estatal y diplomática. Llorenti disfruta impunidad.

Lo que se exija contra el ex ministro de Gobierno, sin embargo, no debe llevarnos a olvidar que el presidente Morales fue el que ordenó o al menos consintió la represión en Chaparina y que el vicepresidente García Linera, según él, sigue encubriendo al que ordenó los ultrajes policiales y miliares en Chaparina.

Desconfiamos de la justicia ordinaria porque lo que hace, ahora, es aplicar las leyes para ampliar la represión política contra el pueblo, contra los indígenas del TIPNIS.

Ni olvido ni perdón para los verdugos de Chparina. Y la justicia para las víctimas podría tardar más de lo que se considera normal, pero como no hay mal que dure cien años ni pueblo que lo aguante, una sombra fatídica acompaña al Presidente, al Vicepresidente, a ministros y a ex ministros como Llorenti.

La Paz, 20 de agosto de 2013.

 

Interpelación de las noticias

Roger Cortez Hurtado*

La noticia del asesinato de un anciano en Betanzos (Potosí) a manos de tres niñas y un niño, de entre a 13 a 15 años golpea, como mazazo en la mandíbula y resuena atronadora en el espacio del periodismo, donde se erige como un nuevo perentorio desafío, al subrayar vacíos y deficiencias largamente irresueltos en lo que hace a la tarea de informar al público.

El relato difundido por los medios es frío, descarnado, burocrático y uniforme, porque lo que conocemos por ellos es la declaración de voceros policiales y algunas fotos y videos sobre los desórdenes ocurridos en la población. Por el sabemos que los jóvenes confesaron que se deslizaron en la casa de la víctima, a quien apalearon a morir y remataron rebanándole el cuello para robarle unos 5.000 dólares que se repartieron equitativamente; ahora son investigados por otros tres asesinatos de personas mayores de 80 años que han muerto recientemente en circunstancias parecidas.

Los hechos ponen sobre la mesa varias preguntas turbadoras y mitos tambaleantes. Nuestra experiencia no asimila bien historias de codicia y asesinato escenificadas en un pueblo de menos de 5.000 habitantes, con una población predominante de jóvenes, porque estamos acostumbrados a que tales acontecimientos ocurran lejos y usualmente en grandes ciudades.

Nuestras percepciones se asocian estrechamente al estilo pobre con que nos llegan, casi siempre, las noticias, incluyendo las de crónica roja. Se me viene a la mente la escuálida cobertura sobre la “banda del mini blanco” que asesinó a unas 10 cholitas para sustraerles sombreros y celulares en El Alto, hace poco más de una década. Participaban de las emboscadas, realizadas en una vagoneta de transporte público, unas cinco o seis personas. O, más cerca aún, las lapidaciones y entierros de personas vivas en el norte de Potosí. Los personajes, las historias, las circunstancias tienen con seguridad un interés no menor a los que permitieron a Truman Capote hacerse mundialmente conocido con su novela testimonial “A sangre fría”, pero aquí nos enteramos apenas de lo mínimo, sin ningún calado, contextualización ni, mucho menos, seguimiento; de modo que todo parece remoto, ajeno y útil apenas para atrofiar nuestra sensibilidad y encallecer nuestra conciencia.

Claro que para redactar una crónica, un reportaje o un guión que permitan captar y entender la atmósfera y los caracteres y reflexionar sobre los hechos, se necesita una cantidad de recursos y compromiso que ningún medio parece estar dispuesto a gastar.

El desafío es alejarse del morbo y cumplir la responsabilidad social de los medios que consiste en aprehender y reflejar la realidad de la manera más fiel posible.

Si esa actitud no existe, ni siquiera para los productos de alto consumo como los policiales, casi no queda esperanza para los temas sociales o políticos. El tratamiento noticioso de la Asamblea Constituyente fue un chasco total que desinformó sobre lo que realmente pasaba allí, porque la mirada periodística se concentraba en las anécdotas y dejaba pasar por su lado, subrepticiamente, a la Historia. ¿Cuántos medios destacaron corresponsales en los lugares de los hechos para permanecer y escrutar los principales hechos de violencia política y social reciente? O, simplemente ¿se han conformado con retratar las querellas y versiones de voceros partidarios? Esto para no hablar de las noticias diarias, que dan vueltas una y otra vez, secuestradas por las mismas fuentes o por representativas “encuestas”, casi invariablemente realizadas entre varones mayores de 50 años, desocupados, que rondan las plazas principales.

¿Qué hay excepciones?: Sí, claro, pero son eso, gotas en el río. Sea para asombrarnos, para darnos cuenta, aprender, indignarnos, para mejor reconocer el mundo que nos rodea, necesitamos de una calidad mucho mayor de información y noticias, un asunto que merece su espacio entre nuestras demandas y reivindicaciones de periodistas y en la manera en que los formamos.

Es una tarea pendiente para mejor reclamar y ejercer nuestros derechos y ciudadanía y enfrentar con la necesaria energía y convicción los crecientes intentos que desarrolla el poder para controlar, acallar y atemorizar.

*El autor es docente e investigador

 

Siguen impunes responsables del golpe del 21 de agosto de 1971

Un lector de Aquí

Las políticas antipopulares implementadas por las clases dominantes de las burguesías nativas con el apoyo financiero y logístico del capital internacional, impuso modelos de gobiernos contra el pueblo y sus organizaciones (marxistas y socialdemócratas), gobiernos fascistas que violaron los más fundamentales derechos que tiene un ser humano: el derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad. Ese apoyo fue implementado por los diferentes gobiernos de Estados Unidos, siendo sus ejecutores los gobiernos nacionales y sus fuerzas armadas y policiales proimperialistas, donde uno de sus principales objetivos fue perseguir, encarcelar, torturar y hacer desaparecer a los militantes de partidos políticos y a sindicalistas que se opusieron a esos regímenes.

Tras la efervescencia social de fines de los años 60, donde la guerrilla del Che y otros movimientos populares aumentaron la cresta revolucionaria, las Fuerzas Armadas y Policía latinoamericanas, dirigidas por oficiales entrenados en la Escuela de la Américas de los Estados Unidos (establecida en Panamá), prepararon planes para erradicar cualquier intento de instauración de Estados con gobiernos socialistas y/o populares que atentaran la propiedad privada de los grandes medios de producción, planes que respondían a la Doctrina de Seguridad Nacional.

Bolivia no pudo escapar a ese diseño, donde se constituyó uno más de esos gobiernos dictatoriales y dependientes de las políticas anti comunistas y anti izquierdistas de los Estados Unidos. El golpe fascista del 21 de agosto de 1971 fue parte de ese plan, donde intervinieron las Fuerzas Armadas, la Policía y dos principales partidos nacionalistas, el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y la Falange Socialista Boliviana (FSB).

La saña con que reprimieron militares, policías y agentes civiles está registrada en numerosos testimonios de sobrevivientes de ese sangriento período que duró siete años.

Luego el principal responsable, Hugo Banzer Suárez, vistiendo un traje democrático fundó su partido, Acción Democrática Nacionalista (ADN), y en una de las campañas electorales (1989) justificó las desapariciones, torturas y vejaciones que infringió a sus opositores con cínicas expresiones como "No eran angelitos"  o "¿Qué querían, que respondiéramos con pañuelitos blancos y con florecitas?”, dijo.

Lo irónico es que el actual gobierno de Evo Morales Ayma y el Movimiento al Socialismo (MAS), de quien se esperaba reivindique a los que lucharon por reconquistar la democracia y que son la base para que llegue al gobierno, ahora protege a los militares, porque ese estamento en uno de los principales sostenedor de su régimen.

Cuando organizaciones de defensa de los derechos humanos han exigido, mediante orden judicial, el acceso a los archivos de las dictaduras, los diferente comandantes de la Fuerzas Armadas han indicado que la documentación de tiempos de las dictaduras no existe, versión que ha sido avalada por el Presidente.

Esos archivos con seguridad pueden comprometer a muchos de los jefes militares que hoy son mimados por el presidente Morales, a quienes los ha declarado socialistas y antiimperialistas, calificativos que son un insulto a los luchadores que murieron y a los que sobrevivieron a la barbarie de las dictaduras militares.

Las víctimas del banzerato son numerosas, cifras que Carlos Soria Galvarro, periodista y también perseguido político, detalla[1]:

—Detenidos: 3.059 personas (15% mujeres y 85% varones).

—Residenciados y confinados: 1.259.

—Exiliados forzosos: 663

—Torturados: 125 (25 de los cuales no vivieron para contarlo)

—Muertos y desaparecidos en enfrentamientos y masacres: 429. (por lo menos 24 cayeron en la Universidad de Santa Cruz al segundo día de iniciado el movimiento golpista).

—En lo que se llamó la Masacre del Valle de 1974, figuran 78 personas.

—Asesinatos políticos: 39.

La impunidad de los militares y policías no puede seguir siendo protegida por los actuales gobernantes, quienes deberían tener el castigo por haber incurrido en delitos de lesa humanidad, delitos que no prescriben.

Ver también:

http://www.funsolon.org/Impunidad/Otros/DICTADURA/CONDOR/fantasma.htm
http://historiadictadurasbolivia.blogspot.com/

http://www.bolpress.com/art.php?Cod=2002082383

 

Viene bajando del norte... es un monstruo grande y pisa fuerte...

Tener una semilla es un delito: la nueva dictadura alimentaria

ECOagricultor el 16 agosto, 2013 en Blog, Transgénicos | 3 Comentarios »

Hace ya décadas estaba pronosticado que llegaría el momento en que tener una semilla sería un crimen. Parecía ciencia ficción imaginar que un campesino no podría guardar semillas para la próxima cosecha, como lo había venido haciendo por milenios. Sin embargo, es un hecho.

Después de la firma del TLC con los Estados Unidos y de la expedición de normas como la Resolución 970 del ICA, la Policía Nacional, siguiendo las instrucciones de los funcionarios del ramo azuzados por las multinacionales dueñas de las semillas, ha comenzado a maltratar a campesinos y agricultores, a arrojar toneladas de comida al basurero y a penalizar a quienes no sirvan los intereses de los nuevos dictadores de la alimentación. El documental de Victoria Solano en youtube, que me impulsó a escribir esta columna, es una denuncia aterradora. Si el campesino enfrenta el monopolio de las corporaciones y guarda sus semillas «patentadas», se va para la cárcel o paga enormes multas. Estamos en las manos de las multinacionales y de lo que quieran meternos a la boca, a los precios que quieran.

Nuestros dirigentes, ciegos codiciosos, optaron por proteger una docena de semillas extranjeras genéticamente modificadas antes que proteger el patrimonio de miles de semillas que habían sido descubiertas o adaptadas y amadas por siglos en América. Y nunca les contaron a los campesinos que esto les sucedería a menos de un año de la firma del TLC, ni los prepararon para la catástrofe.

Y después pretendemos que haya paz en un país que deja a sus cultivadores en la inopia. Un exembajador con rabo de paja se atreve a decir que «Hay actores que sueñan con una Colombia sujeta a un modelo económico arcaico que impondría restricciones que limitarían severamente el desarrollo agropecuario». Ese modelo “arcaico”, sin embargo, ha logrado en la historia de la agricultura cientos de miles de semillas que los neoliberales querrían convertir en tres o cuatro: maíz de los matones de Monsanto, arroz, algodón y soya de Syngenta o Dupont. Con estas simientes y sus inseparables agrotóxicos, quisieran sembrar sus tierras de la altillanura, como le está pasando a la «República Unida de la Soja» en el Cono Sur. Nunca la humanidad había arrojado al agua y a las tierras tantos venenos juntos, ni deforestado así las selvas en nombre del “desarrollo agropecuario”.

Y esta sacrílega manera de patentar la vida se escuda en la mentira que nos venden de la seguridad alimentaria. Los medios se encargan de seguir diciendo que las nuevas semillas «mejoradas» dan más rendimiento y podrán alimentar a la creciente población del mundo. Pero estudiando la revolución verde vemos que la aseveración es falsa y hay granjas de agroecología que demuestran que rinden más las semillas colectivas logradas a pulso por los conocedores de la tierra y sus frutos en milenios de trabajo con la tierra, que las semillas privadas de los nuevos dictadores. ¡Hay que pelear de nuevo por las semillas libres!

El espectador

http://www.ecoagricultor.com/2013/08/tener-una-semilla-es-un-delito-la-nueva-dictadura-alimentaria/

delitosemillastransgenicos.jpg

El ejemplo de Uruguay

*Rafael Puente

Ahí lo tienen, el Uruguay, el país chiquito y tranquilo que no se mete con nadie, acaba de tomar la valiente decisión de despenalizar la marihuana. Son pues dos los temas a pensar, el de la marihuana y el de esa valentía.

En cuanto a la planta y su consumo, el Presidente Mojica ha explicado claramente que no se trata de declarar que la marihuana sea inocua, ni menos aún de fomentar su consumo; de lo que se trata es sólo de des-penalizarla, se trata por tanto de dejar de considerar delincuentes a quienes fuman marihuana, e incluso de controlar desde el estado dicha actividad por la vía de que sea el propio estado el proveedor de la yerba para quienes creen necesitarla.

Esto último puede parecer excesivo, pero resulta en todo caso secundario. Lo importante de la reciente disposición uruguaya es lo primero, porque la des-penalización apunta fundamentalmente a arruinarles el negocio a los traficantes, un criterio que debiera ser fundamental en la política anti-drogas de todos los países.

Y si no la asumen es porque, como bien sabemos, son los actuales amos del mundo, los Estados Unidos, los que tienen marcado interés en no perjudicar a los traficantes, que a fin de cuentas generan gran cantidad de millones de dólares a estados como el de Florida. Por eso imponen su cantinela hipócrita de horror a las drogas, en el fondo para imponer que la drogadicción siga siendo negocio.

A estas alturas todos tienen claro —también los actuales dueños del mundo—que la política anti-drogas ha sido perfectamente inútil, que lo único que ha hecho ha sido incrementar la fabricación de droga, la producción de sus insumos, el crecimiento del número de drogadictos —favorecido a su vez por el actual desarrollismo consumista e individualizante—, y finalmente el negocio del narcotráfico (acompañado de interminables gastos policiales y militares y de decenas de miles de muertos cada año, veamos si no el dramático caso de México

El estado holandés fue el primero en hacer público este diagnóstico, y ahora en nuestro continente es Uruguay. ¿No será que nos animemos a seguir su ejemplo? Pensemos además que se trata de una medida cauta, diríamos preliminar, porque la medida decisiva y necesaria será la des-penalización de las drogas en general, y el tratamiento de los drogadictos como enfermos y no como criminales (de paso vaciaríamos las cárceles y ahorraríamos mucho dinero). 

Pero ya que no podemos llegar tan lejos, Uruguay nos está dando el ejemplo del primer paso.

Y aquí viene el tema de la valentía. Porque realmente hay que tener mucho coraje —soberanía solemos llamarle en términos constitucionales— para ir en contra de las políticas dictadas por los actuales amos del mundo.

Pero ¿no es precisamente en este campo donde nuestro actual gobierno ha generado un cambio fundamental y duradero? ¿No hemos sido nosotros los primeros —casi los únicos en el continente-(exceptuando naturalmente a Cuba) en impedir que la Embajada Americana impusiera o vetara gobernantes? ¿No ha sido Bolivia uno de los poquísimos países en el mundo que se ha atrevido a expulsar a un embajador norteamericano?

Si hemos sido capaces de eso, ¿qué nos impide ahora ser un poco irreverentes, ser un poco contestatarios del Imperio y proclamar también la des-penalización por lo menos de la marihuana? Siempre nos hemos inspirado en Galeano, ¿no podemos inspirarnos ahora en Mojica?

Y si bien es cierto que Evo está muy ocupado en estos momentos para preocuparse de un tema como éste, para eso tenemos una Asamblea Legislativa. ¡Ánimo, legisladoras y legisladores!, por una vez tomen una iniciativa de alcance nacional. La historia las absolverá…!

*Rafael Puente Calvo, es miembro del Colectivo CUECA de Cochabamba

 

Presencia en tiempos del MAS

Lupe Cajías *

Cómo informaría el matutino católico Presencia en este 2013? ¿Podría ese periódico, considerado el más completo en la historia boliviana, ejercer a plenitud la libertad de expresión consagrada en las convenciones internacionales y en la Constitución Política del Estado? ¿Podría una de sus reporteras estrellas, Amanda Dávila, trabajar sin hostigamientos, como tantas veces recordaba junto a amigos? ¿Cómo enfrentarían los otrora reporteros —ahora funcionarios públicos— este día de agosto si su medio estuviese cercado por la ausencia de publicidad estatal, la amenaza de turbas (alias ‘movimientos sociales’), la apertura de procesos, los insultos desde las altas tribunas ejecutivas?

¿Llegarían a nuestras manos suplementos como Reportajes? ¿Qué pasaría si la dirección autorizase la publicación de los vínculos del narcotráfico con esferas del poder político? ¿Qué llamadas recibiría el autor de la investigación periodística sobre la corrupción grotesca y sus amplias redes? ¿Cómo continuaría el jefe de Redacción con el seguimiento a casos de extrañas muertes en extraños incidentes? ¿Conoceríamos en estas jornadas los casos de Únzaga, de Selich, de Arce Gómez que desveló el periódico católico en diferentes décadas? ¿Conseguiría difundir el diario de campaña de un opositor, además opositor guerrillero?

Del otro lado, ¿serían sus páginas de opinión un ejemplo de pluralismo ideológico y político? ¿Aguantaría Presencia su tradicional afán de equilibrio o caería en la polarización, “con ellos o contra ellos”? ¿Podemos imaginar a ese medio escrito entre los flamantes periódicos paraestatales? ¿Se salvaría de la frivolidad de la prensa boliviana? ¿Mantendría sus principios para no molestar a personalidades públicas con detalles de su vida privada? ¿Cabrían en sus páginas artículos firmados por redactores inventados?

El límite a la libertad lo ejercía el matutino Presencia con su propia autorregulación y guía católica: no hacer a otro lo que no quieres que te hagan; evitar adjetivos calificativos; no publicar artículos ni siquiera solicitadas que contengan insultos y no aceptar notas que defiendan delitos como el aborto. Muchos comentan que hace falta un periódico como Presencia.

Lastimosamente personeros de la propia Iglesia Católica, algunos en altos puestos de la actual Conferencia Episcopal, propietaria del periódico, fueron los que precipitaron su cierre. Un flamante obispo creía que era fácil volverlo a abrir en un par de meses; ignorancia eclesial. Ni la Iglesia católica apoyaría este 2013 un periódico tan independiente.

*Periodista e historiadora

 

de nuestra tierra

FFAA y sectores sociales crearán Comités de Defensa Patriótica*

http://ibce.org.bo/principales-noticias-bolivia/noticias-nacionales-detalle.php?id=34860&idPeriodico=22&fecha=2013-08-14

“Son las alianzas estratégicas en todas las áreas”, dijo el militar. El trabajo será en las fronteras. La oposición critica a la entidad castrense porque se muestra servil.

Las Fuerzas Armadas (FFAA) anunciaron ayer que hasta fin de año se crearán Comités de Defensa Patriótica en alianza con organizaciones sociales. Según el comandante de la institución castrense, Edwin de la Fuente, el presidente Evo Morales elogió la organización del desfile del pasado 7 de agosto, realizado en Potosí, con motivo del aniversario de creación de las Fuerzas Armadas, en el que, además de los militares, hubo una participación de indígenas y campesinos. 

“Esto (el Presidente) lo ha considerado un acto muy importante, principalmente por el hecho de que hasta fin de año estarían constituidos los Comités de Defensa Patriótica entre las organizaciones sociales y las Fuerzas Armadas”, afirmó. 

El jefe militar hizo este anuncio a los medios al concluir la reunión semanal del Alto Mando de las FFAA con el presidente Morales. No brindó detalles sobre los citados comités, salvo que serán conformados en “alianzas estratégicas” con organizaciones sociales, como lo ha pedido varias veces el Mandatario, y que actuarán sobre todo en las fronteras. 

El 10 de agosto, en una entrevista con Patria Nueva, De la Fuente afirmó que se crea esta instancia para “estar a la altura del proceso de cambio que vive el país”, reportó la revista Oxígeno. “Tenemos que estar a la par del proceso de cambio. ¿Cómo nos ponemos a la altura del proceso de cambio, cuando teníamos todavía resabios profundos que nos están inflexionando internamente a lo que yo le llamo amenazas internas? Como toda nación (Bolivia) tiene amenazas internas, tiene amenazas regionales, tiene amenazas continentales que es otro concepto y también tiene amenazas mundiales”, añadió.

“Porque la alianza estratégica que tiene que haber entre las FFAA y la masa social del pueblo boliviano es fundamental, principalmente para garantizar el proceso; entonces, estamos en la consolidación de los Comités de Defensa Patriótica. Los Comités de Defensa Patriótica son las alianzas estratégicas en todas las áreas estratégicas de Bolivia, especialmente de frontera”, manifestó.

Al respecto, el senador Eugenio Rojas (MAS) dijo que aunque no conoce en detalle el trabajo que realizarán esos comités, éstos deben estar enmarcados en la Constitución. “Seguro que se trabajará en (el marco de ) la Agenda Patriótica (2025) y en lugares donde no hay presencia de cuarteles”.

Según el diputado Fabián Yaksic (MSM) parecería que las FFAA “están otra vez visibilizadas en este falso patriotismo que ha caracterizado a décadas pasadas”. Recordó que la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas (Ademaf) ya tiene trabajo en las fronteras. “No sé si eso va a ser sustituido o coadyuvado por esta iniciativa que se pretende encarar”, dijo. 

El diputado Jaime Navarro (UN) criticó la acción de las FFAA y recordó que esta institución está al servicio del Estado y no al de un partido de Gobierno. “En nuestra historia democrática nunca ha sido servil (las FFAA)”, agregó

Punto de vista

Rodolfo Machaca, secretario de la CSUTCB

Es importante integrar a los movimientos sociales, primero para velar por los intereses de nuestro país, de nuestro pueblo y de los movimientos sociales. Siempre estamos con nuestra patria, con nuestro pueblo y con nuestro territorio; en ese sentido, el Comité de Defensa Patriótica es importante ante un acecho frente a la integridad de Bolivia por parte de algunos países vecinos y también en el interior de nuestro país, como algunos movimiento sociales que pueden ser antipatrias, pueden ser antibolivianos.

En ese sentido es importante hacer una alianza entre Fuerzas Armadas y movimientos indígenas originarios de Bolivia para asumir la defensa de nuestra integridad territorial. 

El trabajo será en las fronteras, y más que todo asumir una defensa en las fronteras. 

Sabemos que nuestras fronteras son extensas, pues limitamos con Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y Perú, por lo que es necesario formar este Comité de Defensa.

*Del diario paceño Página Siete del 14 de agosto de 2013.

 

Formarán comités de defensa patriótica hasta fines de año*

Agenda Presidencial

REFORMA    Las FFAA y los movimientos sociales integrarán estos comités. 

Redacción central / Cambio

La institución militar aplica reformas en el marco doctrinal de la Constitución Política.

Crearán la Escuela Estratégica Militar para educar a los futuros generales.

Fundarán una empresa de transporte con helicópteros.

En el marco de las reformas que se implementan en la institución castrense, las Fuerzas Armadas (FFAA) y las organizaciones sociales conformarán los comités de defensa patriótica hasta fin de año, informó ayer el general Edwin de La Fuente, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas.

“Hasta fin de año estarán constituidos los comités de defensa patriótica (...) entre las organizaciones sociales y las Fuerzas Armadas. Entonces, éste es uno de los aspectos trascendentales”, informó en el Palacio de Gobierno luego de que el presidente Evo Morales recibió en audiencia al Alto Mando Militar, ayer a las 05.00.

De La Fuente comunicó que el Primer Mandatario expresó su satisfacción hacia la institución militar por la Gran Parada Militar que tuvo lugar en la capital potosina el 7 de agosto, donde participaron 5.000 personas de varias organizaciones sociales.

Esa fecha participaron las FFAA junto a su capitán general, el presidente Evo Morales; el vicepresidente Álvaro García Linera; los parlamentarios nacionales; magistrados de la justicia; autoridades del departamento, municipio y público en general. El evento militar emocionó a la comunidad de esa ciudad capital.

Escuela estratégica

La creación de la Escuela Estratégica Militar, que forma parte de las reformas castrenses, fue otro punto de la agenda que el Jefe de Estado y el Alto Mando consideraron. “Empezará este fin de año con un diplomado para los que se postulen a generales”, dijo De La Fuente.Agregó que la estructuración de la Escuela Estratégica Militar se implementará el próximo año. La institución educará a los futuros generales. Inicialmente, como escuela de alto nivel, abarcará las áreas académicas de estrategias militares y estrategias nacionales.

“Finalmente, para el año 2020, la institución tiene que desglosarse en dos escuelas estratégicas, ésa va a ser la formación para quienes quieran postularse a generales”, dijo el militar. Recordó que el 7 de agosto presentó un presupuesto para la escuela y sugirió la creación del Viceministerio de Educación Militar, dependiente del Ministerio de Defensa. 

También durante la Gran Parada Militar, el Comandante en Jefe, en su discurso de circunstancia, informó al mandatario sobre la implementación de las reformas militares que se ejecutarán en tres fases hasta el año 2025. 

Empresas de servicio

El presidente Morales y el comandante De La Fuente también analizaron la creación de la futura empresa militar de helicópteros, que prestará servicios civiles en casos de desastres, accidentes, transporte de emergencia, bajo la administración de la institución militar.

La autoridad también informó que evaluaron las soluciones que se aplicarán a los problemas impositivos de la empresa Transporte Aéreo Militar (TAM), asunto que estuvo a cargo del vicepresidente García Linera. Se abstuvo de precisar los detalles.

La semana pasada, desde Impuestos Nacionales informaron que el TAM adeudaba 50 millones de bolivianos por impuestos, que, si no los honraba, se procedería con el embargo de bienes. 

Reformas en la institución militar

Las reformas en la institución militar se implementan en el marco de la doctrina de la descolonización y complementariedad de las FFAA con el pueblo boliviano, por la defensa de los recursos naturales.

*Del diario estatal Cambio del 14 de agosto de 2013.

 

Sectores sociales saludan anuncio de crear comités de defensa patriótica*

Sociedad

SOBERANÍA    Esa instancia será de defensa territorial y lucha contra el narcotráfico y otros en las fronteras. 

Redacción central / Cambio

La Cumbre Antiimperialista y Anticapitalista emitió más de 100 resoluciones, entre éstas está defenderse del imperialismo y de la OTAN. 

La cita fue contra el bloqueo aéreo al avión del presidente Evo Morales en cuatro países de Europa, el 2 de julio. 

Los movimientos sociales, a través de sus dirigentes, saludan el anuncio de la conformación de los comités de defensa patriótica, que está en el marco de las resoluciones de la Cumbre Antiimperialista realizada en Cochabamba. 

Tras la reunión del Alto Mando Militar con el presidente Evo Morales, el comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Edwin de la Fuente, informó ayer que esas instancias estarán conformadas por los movimientos sociales y las unidades militares del país.

Para la ejecutiva de la Organización de Mujeres Juana Azurduy, Máxima Apaza, la constitución de esos comités significará la participación de la sociedad civil en la defensa de la soberanía nacional, como la salida al mar, el espionaje y otros. 

“Las organizaciones sociales somos soldados de este proceso de cambio que no es sólo de los movimientos sociales sino del pueblo”, afirmó Apaza. 

En tanto, el jiliri apu mallku (máxima autoridad) del Consejo Nacional de Marqas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq) La Paz, Gregorio Choque, aclaró que la conformación de los comités de defensa patriótica está en el marco de las resoluciones de la I Cumbre Mundial Antiimperialista realizada entre el 31 de julio y el 1 de agosto. 

“El Comité de Defensa Patriótica será territorial y en las fronteras combatirá el narcotráfico, el contrabando, el espionaje, la seguridad ciudadana, que ponen en riesgo la soberanía nacional”, dijo. 

En ese sentido, señaló que el anuncio de De la Fuente “es viable” porque los pueblos indígena originario campesinos, las FFAA y la Policía Boliviana “tienen que hermanarse para defender a la ciudadanía y el territorio”.

De todas maneras, anunció que este punto será analizado por la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam), conformada por más de 30 organizaciones sociales con el fin de tener una posición orgánica. 

Cumbre en Venezuela

Al igual que Apaza y Choque, el secretario general de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Lucio Ayala, en contacto con Cambio, señaló que este punto fue abordado por la mesa de espionaje de la Cumbre Antiimperialista y será refrendada por la segunda cita similar en septiembre, en Venezuela.

“Todas Las organizaciones sociales tenemos que defender al país de ataques de la prensa contra la salida al mar.

Máxima Apaza, Ejec. de Org. Mujeres Juana Azurduy

Conalcam socializará las resoluciones 

Una reunión de la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) resolvió acelerar los procesos de socialización de las resoluciones de la Cumbre Anticapitalista y Antiimperialista realizada entre el 31 de julio y el 1 de agosto en Cochabamba. La ejecutiva de la Organización de Mujeres Juana Azurduy, Máxima Apaza, informó que ese proceso demoró porque el documento final de las resoluciones del evento no estaba concluido. 

“Ya se ha terminado ese trabajo, ahora tenemos que empezar a socializarlo a todo nivel, tanto en el país como en el exterior”, afirmó Apaza. 

A decir de la dirigenta, el documento se remitirá a las organizaciones sociales de la región y de los países de Europa, como Francia, España, Estados Unidos y otros que participaron en la cita internacional y los que no lo hicieron por varias razones.

*Tomado del diario gubernamental Cambio del 27 de agosto de 2013.

 

derechos humanos

logoapdhbASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE BOLIVIA

LA ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE BOLIVIA (APDHB)  Y LA ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS DE SANTA CRUZ (APDHSTA. CRUZ) ANTE EL NÚMERO DE PERSONAS FALLECIDAS Y HERIDAS EN EL PENAL DE PALMASOLA MANIFIESTA:

Qué; es de conocimiento público que Palmasola es considerada uno de los más siniestros y peligrosos centros carcelarios del país y lo acontecido era previsible por el hacinamiento, corrupción y retardo de justicia que reina en el sistema carcelario boliviano. En Palmasola se estima unos 5.000 reos de los cuales el 80% son detenidos preventivos. Sí era previsible señores del Ministerio de Gobierno, entonces era evitable.

Qué; como resultado de falta de seguridad interna dentro de la Cárcel de máxima Seguridad de Palmasola, sección Chonchocorito, se tiene información que 30 personas perdieron la vida entre ellos un menor de edad y más de 60 heridos, de los cuales 36 se encontrarían aún dentro del penal; 12 en la sección del Coliseo (6 de ellas graves) y las restantes en la capilla de dicho penal.

Qué: para la obtención de estos datos, miembros de nuestra filial en Santa Cruz sufrieron agresiones por parte de los policías quienes incluso amenazaron con “encarcelarlos” si seguían exigiendo ingresar al penal y que este hecho se dio solo a exigencia de los privados de libertad y los familiares que exigían a gritos la presencia de los representantes de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos al interior del penal para verificar el estado de salud de los heridos que aún continuaban en el penal.

Ante este hecho cruento, hacemos llegar nuestras más sentidas condolencias a las familias de las personas fallecidas y nos solidarizamos con los heridos.

Denunciamos que las instancias de gobierno son los principales responsables por la falta de políticas públicas en cuanto a seguridad carcelaria, lucha contra la corrupción en centros carcelarios que implica a funcionarios policiales, además de la obligación que tienen de garantizar y proteger el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica de los internos en centros penitenciarios. Por lo tanto:

—Exigimos que en la vía humanitaria, el Estado provea a los fallecidos de una sepultura digna comunicándose con todas y cada una de las familias de los privados de libertad, no escatimando en ese fin ningún recurso.  Declarando como sociedad civil este día como día de la Responsabilidad del Estado frente al Privado de Libertad.

—Dentro del marco de la ley, pedimos que todos los niveles del Estado en Santa Cruz, provean de la atención médica urgente y necesaria a todos los heridos sin excepción.  No es humano ni es legal mantener a ningún herido de gravedad aún dentro del penal ni una sola hora. Esto es responsabilidad de todo funcionario público del Ministerio de Gobierno, Régimen Penitenciario y la Policía Boliviana y que el accionar contrario es incumplimiento de funciones y omisión de auxilio.

—Demandamos a las autoridades que el esclarecimiento y la investigación en la vía ordinaria, sobre los hechos ocurridos y que esto sea en el marco de la imparcialidad, objetividad y premura que se identifiquen las responsabilidades y probables implicaciones de los funcionarios policiales que custodian esta cárcel, porque las armas y otros ilícitos ingresan por la puerta del penal.

—Urgimos la pronta implementación de políticas carcelarias efectivas que eviten este tipo de hecho que enlutan al pueblo boliviano. Es deber del Estado velar por la vida y la seguridad personal de las personas y con mayor razón de los privados de libertad. 

—Exigimos respeto y garantías para el trabajo de los defensores de derechos humanos, quienes podemos ingresar a todo centro penitenciario, cárceles, carceletas, módulos policiales, etc. para verificar si los derechos humanos son vulnerados y ninguna autoridad aún la que tenga algo que ocultar, puede interferir en nuestra labor, sin vulnerar normativa boliviana interna e internacional que garantiza el trabajo de los Defensores de Derechos Humanos de la sociedad civil.

 “EL PRIVADO DE LIBERTAD, SOLO HA PERDIDO EL DERECHO DE CIRCULAR LIBREMENTE POR EL TERRITORIO BOLIVIANO”

La Paz,  23 de Agosto de 2013

Por el Comité Ejecutivo Nacional

--

2 archivos adjuntos-¡Vaya! El explorador de virus experimenta problemas en estos momentos. Efectúa la descarga bajo tu propia responsabilidad o inténtalo de nuevo más tarde.   Ver todas las imágenes  

evado25ago2.jpg

nevado25ago2.jpg
705 kb   Ver   
Descargar  

 

evado25ago2013.jpg

nevado25ago2013.jpg
556 kb   Ver   
Descargar  

 

lecturas

Crítica de la "razón" nacionalista

Raúl Prada Alcoreza

Dedicado a Juan Pelerman Fajardo,

combatiente anarquista,

maestro intempestivo,

eterno militante anti-imperialista.

La presentación de los resultados del Censo de Población y Vivienda de 2012, sobre todo los que se refieren a la pregunta de opinión sobre auto-identificación, han ocasionado una reacción, que llamaría exaltada, sacando conclusiones apresuradas, como la que dice: ven, la mayaría de la población en Bolivia no es indígena, es "mestiza". Dejamos constancia de nuestra posición al respecto, dijimos con anticipación que no se trataba de un censo, sino de un retroceso a una enumeración, con pretensiones de ser completa. También dijimos que había problemas con la preparación del censo, debido a la ausencia de actualización cartográfica, además de problemas en la boleta censal, pues no se mantuvo la consistencia de las preguntas de comparación internacional, no se corrigió, desde el 2001, la pregunta solitaria de opinión sobre auto-identificación, que no viene acompañada por preguntas de control. Este tema merecería un tratamiento adecuado; tanto desde el punto de vista "objetivo", trabajando preguntas apropiadas contando con la constatación de evidencias; tanto como desde el punto de vista de vista "subjetivo", de opinión. Empero, a pesar de estas observaciones se ha persistido en mantener la forma de pregunta, aislada de un contexto metodológico de preguntas de control. Los medios de comunicación, la llamada oposición, además de otros "opinadores", se enfrascaron en una discusión estéril sobre la necesaria incorporación de la pregunta sobre la auto-identificación de mestizo. No se trataba de resolver el problema, incorporando la categoría de mestizo, en una pregunta aislada de opinión. Así no se resuelven los problemas metodológicos y logísticos de un censo mal encaminado.

Los "opinadores", los medios de comunicación, los nacionalistas, vuelven a hacer relucir la pregunta de opinión, sus resultados, atendiendo a las proporciones que salieron sobre pertenencia e identidad, obviando que no hubo un censo "científico", que así como se llama, sino una enumeración incompleta . ¿Qué discusión puede haber sobre datos inadecuados e inconsistentes, que no tienen valor estadístico? Ninguna. Si los nacionalistas se agarran de estos resultados desesperadamente, como revancha esperada, no hacen otra cosa que mostrar su falta de seriedad en los temas y en la discusión. Lo que sí es serio, y esto interesa, además es esto lo que hacen cuando pueden, es volver a exponer su concepción nacionalista de la historia.

Antes de comenzar la crítica a la "razón" nacionalista, vamos a aclarar algunos puntos, que deberían estar despejados.

1. La defensa de los derechos de las naciones y pueblos indígenas no es asumida porque son más o son menos, porque son mayoría o son minorías, sino porque se trata de una lucha descolonizadora. Esto es, es una lucha contra la dominación polimorfa colonial, imperial y capitalista.

2. Por lo tanto, esta lucha descolonizadora tiene su legitimidad de por sí, es histórica-política; corresponde a la lucha emancipadora de los pueblos colonizados.

Estado-nación, no es más que patentizar la continuidad del colonialismo en la forma unificada de nación mestiza y de Estado moderno, ratificando la conquista, la colonización, el despojamiento y desposesión colonial y capitalista. Desconociendo la institucionalidad de las naciones y pueblos indígenas. 

4. El nacionalismo es un imaginario político que legitima la dominación de la burguesía nativa - entiéndase como se entienda esto de burguesía nativa; criolla, mestiza o indígena -, que tiene su articulación orgánica con la burguesía internacional, al formar parte ambas del control del sistema-mundo capitalista. Entonces, la pretendida independencia que persiguen los nacionalistas no es otra cosa que ilusión, pues lo que hacen es soldar las cadenas de la dependencia al complementarse con las estructuras de dominación y control mundial del capitalismo. No puede haber independencia con un Estado-nación que administra la transferencia de los recursos naturales de las periferias a los centros del sistema-mundo, lo hagan a través de la vía privada o nacionalizando.

5. La independencia proclamada solo puede darse por el camino de la descolonización, que además exige salir del modelo extractivista colonial del capitalismo dependiente, postulado tanto por los nacionalistas, los liberales y neo-liberales.

6. Entonces la defensa de los derechos de las naciones y pueblos indígenas es un requisito de partida de la descolonización. No hay una lucha anti-imperialista consecuente que no sea a la vez una lucha anti-colonial y descolonizadora. Tampoco hay una lucha por la independencia que no sea a la vez una lucha contra el despojamiento y la desposesión extractivista de la geopolítica del sistema-mundo capitalista. Como no hay una lucha consecuentemente anti-capitalistas sino es una lucha consecuentemente anti-colonial y descolonizadora. 

Dejando en claro estos puntos, podemos iniciar nuestra crítica a la "razón" nacionalista.

La "razón" nacionalista no es otra cosa que la reiteración discursiva y local de la razón de Estado. Lo que se llama razón de Estado se encuentra en las raíces mismas del Estado moderno, de la separación dada entre Estado y sociedad. La razón de Estado es la razón de los juristas y burócratas, interesados en la universalización de la ley, en la abstracción del poder, en la conformación de una maquinaria administrativa instrumental, no ligada al cuerpo del soberano. La razón de Estado eleva el concepto de Estado a verdad absoluta, principio y fin de la historia nacional. Es, en términos kantianos, una idea, un ideal. A nombre de esta idea se legitiman las dominaciones instauradas. La nación es el otro concepto ligado al Estado; en realidad, es el Estado el que construye la nación, el que formula la "ideología" nacionalista. Se construye la nación abstracta, unificada, donde desaparecen las otras identidades, las otras lenguas, las otras culturas. Esta unificación y homogeneización se efectúa recurriendo a la fuerza, por lo tanto a la violencia para imponerla. La razón de Estado es la razón de la ley, ley suprema, ley abstracta, impuesta a todos, a pesar de la diversidad y diferencia. 

La "razón" nacionalista se basa en la razón de Estado. Lo que hace sobre esta base es desarrollar una "ideología" nacionalista propia, con sus propias particularidades, referencias y memoria. Los que han jugado un papel en las luchas emancipadoras son los nacionalismos criollos, en la llamada guerra anticolonial de las independencias. Como dice Benedict Anderson, la "ideología" nacionalista o, si se quiere, el imaginario nacionalista, arranca en las colonias de América, con los colonos opuestos y afectados por la administración colonial, que restringía sus facultades y accesos, discriminándolos en la jerarquía racial de las colonias, aunque no ocupen el último puesto de la pirámide social . Este nacimiento de la "ideología" nacionalista fue recogido por los nacionalismos del siglo XX, cuando en las repúblicas conformadas, en los Estado-nación constituidos, la dominación económica imperialista se apoderó de las riquezas de los países. La "ideología" nacionalista se reformuló en la formación expresiva de los discursos populistas. Esta "ideología" interpela al imperialismo, a sus formas inscritas en el país, sobre todo interpela a las oligarquías aliadas al imperialismo. Este nacionalismo anti-imperialista popular tiene efectos de cohesión y convocatoria, logra articularse a organizaciones de trabajadores y a las llamadas clases medias, mas bien urbano-populares, repercutiendo en el campo político al reconfigurarlo. Este nacionalismo llega efectivamente al poder, como se dice, desde donde comienza su proyecto politico a partir de las medidas de nacionalización. Estos nacionalismos populares propugnan un capitalismo de Estado, tal como lo concebimos en América Latina ; es decir, un capitalismo administrado por el Estado, sobre todo con el establecimiento de empresas públicas. El programa, más o menos, se puede resumir en las medidas de nacionalización, en el control del comercio exterior, en una política proteccionista, en el control del cambio y en la nacionalización de la banca. 

Hasta ahí tenemos el carácter progresista de este nacionalismo anti-imperialista y popular. El problema del nacionalismo es su apego, como dijimos a la razón de Estado, que corresponde a la lógica de la universalización, homogeneización y generalización del poder, en su forma abstracta; esta macro-institución que incumbe al campo burocrático. El problema del nacionalismo es sostener el imaginario de una nación unificada y homogénea, "ideología" que logra materializarse por el propio ejercicio estatal, de los aparatos ideológicos del Estado, por el funcionamiento eficaz del campo escolar. Esta nación universal se impone y sustituye a las naciones concretas, diversas y singulares. El Estado entonces se reproduce en las dinámicas mismas del campo escolar; se legitima como mega-agenciamiento concreto de poder por ser la nación, la nación institucionalizada, la nación como norma y ley. El nacionalismo refuerza la gravitación estatal en su relación con la sociedad.

Los nacionalistas de las sociedades de las periferias del sistema-mundo capitalista consideran que el fortalecimiento del Estado es fundamental en el enfrentamiento con el imperialismo. En este argumento se explica la razón de Estado, que, en estas condiciones, pretende ser razón anti-imperialista. ¿Hay que preguntarse si hay una razón anti-imperialista, si la razón de Estado puede convertirse en razón anti-imperialista, cuando es la misma razón de Estado que ha llevado al imperialismo? La genealogía del Estado lleva al imperialismo, al dominio de un Estado sobre otros estados, después de haber dominado a su propia sociedad. Lo que se puede comprender es la contradicción entre estados, mucho más si se trata de la relación de poder de un Estado imperialista respecto de otro Estado subordinado. En esta contradicción está claro que hay que defender al Estado subordinado frente al dominio del Estado imperialista; empero, lo que está difícil aceptar es que el Estado subordinado pueda llevar a término la lucha anti-imperialista consecuentemente, manteniéndose en la propia institucionalidad estatal. Manteniendo sobre todo una "ideología" nacionalista. 

Ciertamente el fortalecimiento del Estado-nación subalterno es indispensable, es parte de la lucha anti-imperialista, contra su dominación, contra sus agresiones y contra su apropiación desmedida y neocolonial de los recursos naturales. No se puede pensar esta lucha sin el fortalecimiento de los estados subalternos; esto es parte de la defensa de la soberanía nacional, indudablemente. Empero, el problema es que el Estado-nación subalterno, que se confronta con el imperialismo, reproduce una dominación interna, un colonialismo interno. El colonialismo interno se puede definir no solo como continuidad del colonialismo externo, en las dimensiones locales, sino también con su trasformación estructural en las condiciones de republica y el Estado-nación. 

En Bolivia el colonialismo interno adquiere forma de mestizaje. La nación es la nación mestiza, el Estado-nación es el Estado que nace de la revolución nacional. Es el Estado que emerge de la nacionalización de las minas, de la reforma agraria, del voto universal y de la reforma educativa. Al principio estamos ante un Estado acompañado por el pueblo armas; milicianos obreros y campesinos armados, un Estado sostenido por los sindicatos de obreros y campesinos, un Estado administrador y gestor de empresas públicas. Un Estado que postula la educación fiscal, abriendo la educación para todos. Estamos hablando de todo un despliegue instrumental en la construcción la nación y el Estado-nación, además de la representación del pueblo. Pero, todo esto, todas estas construcciones institucionales, se pueden efectuar diluyendo a las comunidades, a las naciones y pueblos indígenas, en la nación mestiza, en la sociedad mestiza. El proceso de subsunción es gigantesco, las comunidades se convierten en sindicatos agrarios, las autoridades originarias en dirigentes sindicales, las tierras comunitarias en tierras distribuidas y entregadas como propiedad privada a las familias. Las migraciones convierten a los habitantes rurales en habitantes urbanos, la escuela convierte a los niños en castellano hablantes, expandiendo el bilingüismo, si es que no desaparece la lengua nativa. 

Esta nación, la boliviana, como cualquier otra nación, correspondiente a la construcción del Estado-nación, es una comunidad imaginada, hecha "realidad" social, si se quiere por el campo escolar. Sin embargo, el Estado-nación no logra hacer desaparecer las diferencias culturales, las diferencias lingüísticas, no logra hacer desaparecer las naciones y los pueblos nativos. Persisten, resisten, no son subsumidos del todo, mantiene sus características propias culturales, inclusive institucionales.

El nacionalismo comprende también una concepción histórica lineal y evolutiva. Su tesis es la transición a la sociedad moderna, al desarrollo, al bien estar, a través del crecimiento económico. En este sentido caracteriza a las comunidades indígenas como atrasadas y a las otras culturas como pre-modernas o no modernas. Las soluciones son entonces el desarrollo y la modernización. 

Es sugerente observar la forma como el Estado y la nación se convierten en sujeto, en el imaginario social. Como si el Estado tuviera vida propia y no fuera movido por las propias dinámicas sociales, como si la nación fuera alguien, una madre, con memoria histórica, a la que hay que defender, como si esta imagen no correspondiera a una construcción estatal, transmitida e inoculada por la escuela. Las entidades jurídico-políticas se convierten en "realidad" social a través de las instituciones, se institucionalizan. La nación entonces "existe" por este armazón institucional. Es una invención estatal. La escuela o el programa escolar encuentra una historia de la nación; esta historia rastrea desde los orígenes mismos de la nación. Ésta se encontraría en la época precolonial, en las sociedades conquistadas y colonizadas. Los acontecimientos de los levantamientos y rebeliones anticoloniales se convierten en la historia de la nación que surge en su lucha emancipadora. Las conspiraciones y sublevaciones en las ciudades se convierten en escenas dramáticas de la historia de la nación. Todos los eventos, tanto los levantamientos indígenas como las rebeliones criollas, se convierten en parte de la misma historia de la nación, que avanza a su realización. La guerra anticolonial pan-andina y la guerra de la independencia son aproximadas en el relato del nacimiento de la nación mestiza. Cuando nace la nación nace desnuda, todavía incompleta, requiere seguir madurando para lograr su realización plena. Todavía tiene que experimentar, tiene que sufrir, para madurar, para formar su consciencia nacional. Las heridas que abren las guerras en el cuerpo le ayudan a adquirir consciencia histórica, las clases sociales se encuentran en las trincheras, donde mueren y se mezclan sus sangres. La consciencia nacional se forma en el drama de la guerra. Los combatientes vuelven a la finalización de los desenlaces bélicos, vuelven para recuperar el país en manos de la oligarquía. La revolución es el renacimiento de la nación, la recuperación de su soberanía; la nación puede emprender su época auténtica, cuando ella es ella misma, llevada de la mano por el Estado-nación. 

Esta narrativa nacionalista puede ser expresada de distintas maneras, más teórica, más históricas, más descriptivas, más propagandísticas, no importa; el formato más o menos es el mismo. Lo que importa es la conclusión; todos somos uno, el Estado-nación; todos venimos de la misma madre, la nación; por lo tanto, todos somos la nación. Esta "ideología" nacionalista, que es también una "ideología" mestiza, ha hermanado a todos, indígenas, mestizos, criollos; incluso ha hermanado a las clases sociales, pues ha logrado la alianza de clases. Los problemas coloniales habrían desaparecido, la lucha de clases habría desaparecido; lo que queda adelante es resolver los problemas de desarrollo. 

Este relato convincente forma parte del imaginario nacionalista. El mito nacionalista es la nación. Se puede decir que los pueblos no pueden vivir sin sus mitos; los mitos constituyen la matriz estructural de las subjetividades. Empero, lo que no se puede aceptar es que el mito moderno de la nación y el mito moderno de la historia, se den a costa de la desaparición de los otros mitos constitutivos de los pueblos, componentes, si se quiere, de la "nación" del Estado. No se puede aceptar que la construcción de la "nación" del Estado equivalga a la desaparición de las naciones e identidades culturales de los pueblos componentes de la "nación" del Estado. Esto no es democrático, aunque sea republicano. El "desarrollo evolutivo" de la democracia, usando términos inapropiados como "desarrollo" y "evolutivo", refiriéndonos a la profundización de la democracia, ha ampliado los derechos fundamentales, incorporando los derechos colectivos; en este sentido, el derecho de las naciones y pueblos indígenas a su autonomía, a su autogobierno y libre determinación. El respeto de estos derechos hace ahora a la democracia, al ejercicio de la democracia y de la política contemporánea. Desconocer estos avances es situarse en una posición anacrónica y conservadora, que además no deja de ser colonial. Esto ya no es anti-imperialismo, es mantenerse en los códigos imperiales, aunque se lo haga localmente. 

En esta historia efectiva, lo que hay que entender es que, en el contexto contemporáneo, en la actualidad del dominio y control financiero del ciclo del capitalismo vigente, la lucha anti-imperialista, hoy, en la coyuntura de crisis orgánica y estructural, es distinta que la de a mediados del siglo pasado. En aquél entonces el movimiento nacional-popular en Bolivia se enfrentaba a la oligarquía minera, burguesía minera a la que se llamó el súper-Estado minero, que tenía en sus manos el manejo del Estado y el control de los gobiernos de turno; oligarquía minera que, además, monopolizaba privadamente la explotación y la exportación de los recursos mineros. En esta situación histórica, económica y política, el libro de Carlos Montenegro Nacionalismo y coloniaje es, además de crítica del poder de la oligarquía minera y latifundista, una convocatoria a unir la nación contra la anti-nación, que dejaba las venas abiertas por las que sangraba el país. La anti-nación identificada era lo que se llamó popularmente la "rosca minera", que correspondía a una caracterización de la época, conocida también como la "feudal-burguesía". En ese contexto histórico y político, el "concepto" de nación se identificaba con el concepto de pueblo, de pueblo oprimido por la "feudal-burguesía"; la lucha requería la necesaria unificación de las fuerzas populares. Se trataba de la guerra de la nación de los explotados y oprimidos contra la dominación de la "feudal-burguesía", cuyos intereses coincidían con los intereses del imperialismo británico. 

A pesar de las diferencias de concepción, de las diferentes perspectivas políticas, otras interpelaciones a la oligarquía minera coincidían en esta percepción histórica, que tenía como horizonte al Estado-nación. La interpelación trotskista del POR, expresada en la Tesis de Pulacayo, también concebía una lucha contra la "feudal-burguesía" en términos de unificación de fuerzas, de alianzas en un frente anti-imperialista, bajo la hegemonía de proletariado, cuya alianza fundamental era obrero-campesina. También el POR, desde el enfoque de la lucha de clases, tenía como horizonte la nación, aunque planteaba una revolución permanente, en el marco de la teoría de transición, que conduzca a la dictadura del proletariado; es decir, a un Estado socialista en transición al comunismo. Como dice, Luis H. Antezana, estas interpelaciones, la nacionalista y la proletaria, componen una formación discursiva característica, correspondiente al discurso del nacionalismo revolucionario . Lo que nombro en un ensayo como la episteme boliviana . 

A estas alturas, a más de sesenta años de la revolución de 1952, no se puede estar blandiendo el mismo discurso "ideológico", como si los contextos histórico-políticos no hubieran cambiado, como si no se hubiera vivido la experiencia del "nacionalismo revolucionario", como si no se hubieran conocido su realización, además de sus límites. Pretender luchar contra el imperialismo actual, transformado, cuya composición estructural es otra, con las armas discursivas e "ideológicas" de la mitad del siglo XX, es un error no sólo conceptual sino estratégico y táctico. No se puede entablar el combate con mapas desactualizados; es como ir a una derrota segura.A estas alturas no se puede alguien arrogar la posesión de la "verdad", menos cuando se tiene una interpretación anacrónica, como la nacionalista; interpretación débil para comprender lo que acontece en la coyuntura. Descalificar, desde la posesión de la supuesta "verdad", a otras interpretaciones de la época en cuestión, mitad del siglo XX, y a las nuevas interpretaciones del presente. Por ejemplo, descalificar a la interpretación de Guillermo Lora por su enfoque de lucha de clases, en la interpretación de la historia de Bolivia y de la historia del movimiento obrero. Lucha de clases que daría lugar a la desunión y no a la unificación de las fuerzas. La interpretación del POR formó parte de la misma episteme, aunque lo haga desde posiciones más radicales. 

Por otra parte, la experiencia de los gobiernos del nacionalismo revolucionario, para no incluir a los gobiernos del nacionalismo reaccionario, las dictaduras militares, corresponde a la historia efectiva, no a la historia imaginaria; esta experiencia histórica y política ha mostrado las contradicciones del nacionalismo revolucionario y sus propios límites, cuando la república se hace nacional-popular con la revolución de 1952. El nacionalismo, de revolucionario, tiene sólo la exaltación del término y las medidas iniciales que se tomaron, como las relativas a las nacionalizaciones. La revolución queda ahí, en las nacionalizaciones; lo que viene después es reiterar la consolidación de las bases de la dependencia, como el modelo extractivista de la economía y la forma del Estado rentista. Gestiones nacionalistas que resuelven sus problemas de legitimación, en la etapa crítica del proceso político, recurriendo a la ampliación de las redes clientelares, empujando a la administración de las empresas publicas a una pesada burocratización, a una alarmante ineficacia y, por último, a una escandalosa corrupción. Si no hay una crítica a esta práctica efectiva nacionalista, es difícil tomar en serio las "críticas" actuales de los nacionalistas a la perspectiva del Estado plurinacional comunitario y autonómico

A estas alturas, tampoco se puede aceptar la crítica a la Constitución Política del Estado, concretamente a su condición plurinacional del Estado, con el argumento insostenible, que sólo vale para la diatriba, de que detrás de la constitucionalización del Estado plurinacional estaban las ONGs. Llama la atención un manejo descuidado y desinformado del tema. El Convenio 169 de la OIT de NNUU, que establece los derechos de los pueblos indígenas, no ha sido un obsequio de Naciones Unidad sino una conquista de la lucha de los pueblos indígenas del continente Abya Yala por la descolonización, por sus territorios y derechos colectivos. Se trata de una lucha de décadas, realizada por las organizaciones indígenas, en defensa de los territorios comunitarios, reivindicando la autonomía, el autogobierno, la libre determinación, en defensa de sus leguas, de sus culturas y de sus normas y procedimientos propios. El concepto de Estado plurinacional viene de estas luchas de los pueblos indígenas. Descalificar esta lucha y sus logros políticos y conceptuales, que se expresan en otra perspectiva de transición pos-capitalista, como es la del Estado plurinacional, Estado en transición, no es más que reproducir prejuicios coloniales.

No se tiene todavía la experiencia del Estado plurinacional, pues este Estado no ha sido construido, ni en Bolivia, ni en Ecuador. Lo que se ha hecho es preservar y restaurar el Estado-nación, convirtiendo lo plurinacional en un folklore ceremonial y de montaje político. Al respecto es aceptable un debate sobre el Estado plurinacional, sobre su viabilidad, sus posibilidades y alcances transformadores, emancipadores y liberadores. Empero, se trata de un debate, mejor si es teórico, pero no de la reiteración de una diatriba y descalificación prejuiciosa. En lo que coinciden oligarquías, conservadores, nacionalistas, vieja izquierda, ideólogos y funcionarios del gobierno, es que defienden el Estado-nación como único horizonte posible, como fin de la historia. Todos ellos comparten esta perspectiva conservadora, cuya raíz conceptual radica en la razón de Estado. 

Sergio Almaraz Paz tenía una virtud, entre otras, haber comprendido que una revolución estaba en marcha, a pesar de sus contradicciones. Parte del trotskismo de entonces también comprendió que esto ocurría, hizo en-trismo en el MNR, para posteriormente dividir el partido y atraerlos hacia la conformación del partido revolucionario. Los "entristas" quedaron atrapados en el magma del MNR, siguiendo una ruta sinuosa que Sergio Almaraz llamó el tiempo de las cosas pequeñas. Sergio Almaraz, militante de la juventud del PIR, responsable de la célula Lenin, fundador del Partido Comunista, después expulsado de éste, entre otras cosas por leer más a Camus que a Kostantinov , ingresa al MNR, partido destinado a hundir una revolución hecha por obreros, campesinos y sectores populares urbanos. En este drama político, no se puede escapar a la seducción de la revolución, de comprometerse y entrelazarse con una revolución popular; la revolución interpela, convoca, exige que se tenga una actitud clara con ella. Muchos se desentendieron de la revolución y se apartaron de las masas. Con esto no se dice, de ninguna manera, que había que entrar entonces al MNR, ya sea como "entristas" o como lo ha hecho Sergio Almaraz. Sencillamente se dice que no se podía ignorarla, como lo hicieron quienes se desconectaron de ella, desconectándose también de las masas. Ahora también hay quienes ignoran lo que ha ocurrido entre el 2000 y el 2005 con la movilización prolongada. Esta movilización de las multitudes, de los sindicatos campesinos, de las naciones y pueblos indígenas originarios, de los sectores populares urbanos y de los trabajadores mineros, es un acontecimiento insurreccional. Este acontecimiento político ha puesto en evidencia la crisis múltiple del Estado-nación, este acontecimiento insurreccional ha puesto en mesa todos los problemas no resueltos, todas las luchas y reivindicaciones, las antiguas guerras inconclusas y la presente guerra contra el Imperio. Las dos consignas claras de esta movilización se expresaron en las agendas de los movimientos sociales; en la Agenda de Octubre se exige la nacionalización de los recursos naturales, concretamente, de los hidrocarburos; en las agendas de los movimientos sociales se exige la convocatoria a la Asamblea Constituyente, reivindicación que viene de parte de las organizaciones indígenas y de los cabildos de la guerra del agua en Cochabamba. En otras palabras, se articularon el proyecto indígena de descolonización y el proyecto nacional-popular. Esta articulación no fue dada en el marco de la "ideología" nacionalista; todo lo contrario, fue elaborada en una perspectiva pluralista. No se puede desconocer y despreciar esta perspectiva colectiva, esta construcción política colectiva, este saber colectivo, más aún, a nombre de un nacionalismo que se remonta a la primera mitad del siglo XX, nacionalismo que no ha salido de sus contradicciones y de sus enrevesadas relaciones con el imperialismo que decía combatir. 

La razón de Estado

La razón de Estado es, en primer lugar, la aparición de una forma de gobierno que ya no es el gobierno de sí mismo, el gobierno de la familia y el gobierno de la ciudad, en el sentido de la Grecia antigua; tampoco corresponde al gobierno pastoral, al gobierno de las almas, al gobierno de la iglesia. Se trata de un gobierno terrenal, que tiene sus propias "leyes". En segundo lugar, la razón de Estado corresponde a la racionalidad de los políticos, quienes desarrollan un tipo de raciocinio sobre temas de la política, de gobierno, de administración, de políticas públicas. En tercer lugar, la razón de Estado convierte al Estado no sólo en una idea independiente, relativa a un campo de conocimiento, sino también en una "realidad" institucional . 

La razón de Estado vendría a ser la composición, la estructura y la lógica del Estado; así como también el conocimiento de esta composición, estructura y lógica, de su funcionamiento. La razón de Estado concibe al Estado fuera del campo natural, fuera de la esfera divina, forma parte de la esfera terrenal, definiendo un campo propio, el del Estado, el campo institucional. La razón del Estado es el saber sobre el Estado, más o menos planteando el conocimiento de su "esencia". La razón de Estado es conservadora, se propone conservar al Estado y se propone el Estado como fin mismo. La razón de Estado no se plantea como problema el origen del Estado o su culminación, se trata, mas bien, de una concepción de tiempo indefinido del Estado. La razón de Estado se propone la paz, pero no la paz del imperio, sino la paz entre los estados, la paz pensada como equilibrio entre los estados, es decir, como diplomacia. Lo más peculiar de la razón de Estado es que descubre lo intrínseco al Estado, esto es, su carácter de excepción; el Estado de excepción, su facultad inherente de suspender las leyes y los derechos para gobernar . 

La razón de Estado se manifiesta elocuentemente en el teatro político, en los montajes ceremoniales del poder. El Estado se muestra apabullantemente a plena luz del día o sigilosamente en las tinieblas de la noche, protagonizando con imágenes desmesuradas el papel dramático de la política, de una manera desmedida y presumiendo omnipresencia. Así como la razón de Estado es la exigencia de obediencia al pueblo, quien puede sublevarse, revelarse, movilizarse, a partir del descontento. Entonces, la razón de Estado es también la administración de las causas del conflicto, comprendiendo tanto las causas estructurales como las ocasionales. El pueblo aparece a la razón de Estado con sus dos rostros; como sujeto de legitimación de sus actos o, al contrario, como interpelación de los mismos . 

Los nacionalistas no cuestionan el Estado, mas bien son una de sus expresiones más acabadas, una de sus "ideologías" más elaboradas; este es el límite del nacionalismo, aquí acaba su función emancipadora, a partir de aquí su papel no solo es conservador sino hasta reaccionario. Recurre a la razón del Estado, a la necesidad del Estado, al Estado de sitio, a la suspensión de las leyes y los derechos para salvar al Estado. Se acepta la violencia del Estado para salvar los temas estratégicos, desechando los que considera temas pequeños; se sacrifica a unos, que estorban, para mantener a otros, que considera el Estado que son necesarios. 

A diferencia de los socialistas, por lo menos los socialistas marxistas, aquellos que se llamaron comunistas, que se plantearon, como postulado en el Manifiesto comunista, la destrucción del Estado, sustituido por la asociación de productores, los nacionalistas no cuestionan el Estado. Empero los socialistas resultaron socialistas inconsecuentes al agarrarse del Estado para defenderse, al optar por el Estado para establecer la dictadura del proletariado, quedando atrapados en el funcionamiento de sus engranajes y su fabulosa maquinaria, volviéndose también extremadamente estatalistas. Es cuando el socialismo se convierte en reaccionario y represivo. El problema en ambos casos es ciertamente su límite, que no pueden cruzar, el Estado; problema que también se puede interpretar a partir de una pregunta que no se responden: ¿Cómo continuar con la emancipación, cómo convertirla en liberación?

En Bolivia y, al parecer, en América Latina, los nacionalistas se apegan al verdugo que dicen combatir. Dicen defender los recursos naturales de su despojamiento imperialista; empero, cuando nacionalizan las empresas transnacionales que explotan los recursos, continúan con el modelo extractivista, volviendo a entregar los recursos naturales a la vorágine capitalista, sólo que lo hacen en otras condiciones, después de haber disputado los términos de intercambio. Es cuando el nacionalismo se embarca en un discurso encubridor, atiborrado de justificaciones, inventando seudo-teorías de la revolución por etapas, prolongando la dependencia. Este nacionalismo, que se dice de soberanía, no hace otra cosa que manifestar dramáticamente su incapacidad para defender la soberanía. En definitiva, en las periferias del sistema-mundo capitalista el nacionalismo ha servido para reforzar la dominación imperialista, investida ahora con una aparente continuación de la lucha anti-imperialista, mostrando nacionalizaciones que no continúan con la transformación del modelo productivo, que no puede ser otro que salir del modelo del extractivismo. 

Decir ahora que los pueblos indígenas, sus derechos, constitucionalizados, son los mejores aliados del imperialismo, porque detrás de sus planteamientos están las ONGs es no solo un argumento insostenible, sino también un discurso colonial. Ahora, el mejor argumento de las empresas trasnacionales, mineras e hidrocarburíferas, que encuentran en la consulta con consentimiento y previa, que encuentran en los derechos indígenas, que encuentran en los territorios indígenas un obstáculo para sus inversiones y su explotación. Los nacionalistas, coincidiendo con las empresas trasnacionales, encuentran en los pueblos indígenas un obstáculo al desarrollo. ¿No es este un acuerdo imperialista, entre los nacionalistas, los nuevos cipayos, y las empresas trasnacionales, apoyadas por el sistema financiero mundial? 

Atacar a los pueblos indígenas es atacar a los sujetos sociales que se han levantado contra el capitalismo desde la guerrilla en la selva Lacandona hasta la movilización prolongada boliviana, en defensa de la madre tierra. La lucha anti-imperialista concreta, la lucha anticapitalista efectiva, viene efectuada por los pueblos indígenas, así como también por movimientos sociales anti-sistémicos no-estatalistas, por lo tanto no-nacionalistas, movimientos sociales anti-sistémicos pluralistas.

¿Es un problema el mestizaje?

La llamada oposición y el gobierno se entrabaron en una discusión, que me parece estéril; si se incluía o no en el listado de pueblos indígenas a la categoría mestizos. Cuando el problema no era este. Técnicamente el problema planteado desde el censo de 2001, que incluye la pregunta, era que se trataba de una pregunta de opinión, que merece otro tipo de tratamiento; una metodología para preguntas de opinión, que requieren de un paquete metodológico, incluyendo preguntas de control. Sin embargo, extraña que no se haya tenido en cuenta la encuesta socio-étnica y demográfica, realizada a fines de los años noventa, con el objeto de cubrir a la población de los llamados pueblos nativos. Allí se captan varias características, mediante una boleta con preguntas objetivas, sujetas a verificación en sitio. Se trataba de introducir en la boleta censal, del censo que venía, un paquete de preguntas que permitan captar características de los pueblos indígenas, no solamente los tamaños. Sin embargo, no se sabe por qué se optó por una pregunta de opinión, aislada, que además iba a dar resultados muestréales. El mismo problema se mantuvo once años después, en el Censo de Población y Vivienda de 2012. ¿Por qué? No se sabe por qué no les interesa a los organizadores del censo discutir temas estratégicos que afectan a toda la población. Prefirieron optar por decisiones arbitrarias, derivadas del ejecutivo, que tiene escaso conocimiento de la metodología de los censos, mucho menos de demografía. 

La introducción de la categoría mestizos en el listado no resolvía, obviamente, los problemas estadísticos heredados. ¿Es un problema saber si son mayoría los mestizos o los indígenas? ¿No es este, mas bien, un problema de poder? Hay en esta situación algunas alternativas; que sean mayoría los indígenas, sin embargo, minoría política; que sean mayoría los mestizos, sin embargo, ahora se sienten minoría política; ¿por qué? Una tercera alternativa, que ambos sean mayorías y minorías, en unos casos demográficas, en otros casos, políticas, dependiendo de la territorialidad. ¿Qué significa esto en términos políticos? ¿No se puede plantear la cuestión de otra manera? Por ejemplo, que todos sean mayorías políticas, mejor dicho que todos sean minorías políticas , bajo una concepción pluralista de la política. Esta discusión sobre quien es mayoría nos muestra que no se ha entendido el espíritu constituyente, la episteme pluralista, en el que mueve la Constitución. 

Como dijimos más arriba, sobre los resultados cuestionables del censo, que no fue censo sino una enumeración incompleta, con un margen de sub-registro, por lo tanto de sub-numeración, por falta de actualización cartográfica, que podría moverse entre el 10% al 30%, no se puede discutir nada. Hay que hacer un censo de verdad, con amplia participación de la ciudadanía. 

El vicepresidente, en el discurso del 6 de agosto ante el Congreso, en Cochabamba, dijo, refiriéndose a los resultados censales, sobre todo a este tema de la proporción de indígenas y mestizos, que mestizos es una categoría colonial de tributación, refiriéndose, seguramente, a la clasificación de la tributación "indígenal" colonial. Bueno, no sólo, pues es un término usado de manera polisémica. Ahora bien, toda clasificación racial es obviamente colonial, ahí entran los términos raciales de blanco, de color, mestizo y también indígena. Todas estas categorías son coloniales. El objetivo de abrir el censo para la cuantificación de los pueblos indígenas, en principio, nuca fue cuantos son indígenas y cuántos son mestizos, sino cuáles son las características de los pueblos nativos en su distribución territorial, rural y urbana, y que impacto estadístico tenían estas características. La incorporación de las poblaciones nativas formaba parte de la incorporación de paquetes metodológicos para producir indicadores específicos y diferenciales, con el objeto de apoyar la definición de las políticas públicas. Todo esto, que forma parte del estudio de las poblaciones, ha quedado inhibido, y se ha preferido optar por preguntas de interés político.

Esta discusión estrambótica, sobre mestizos e indígenas, entre la oposición y el gobierno, se puede resolver con una aproximación; ¿Cuántos hablan lengua nativa, cuantos hablan castellano, cuántos son bilingües y hasta trilingües? Empero, lo que está en cuestión es la representación de los pueblos indígenas, de acuerdo a normas y procedimientos propios, representación donde deberían estar todas las naciones y pueblos indígenas; de lo contrario no tiene sentido hablar de Estado plurinacional, menos de Asamblea Legislativa Plurinacional. Las minorías no se representan porque son más o porque son menos; bajo el criterio de la democracia pluralista, las minorías se representan precisamente porque son minorías. Las mayorías ya están representadas. Este tema es agudo para tierras bajas, también cuando hablamos de tierras altas, en el caso de los urus, de los chipayas y otros pueblos indígenas andinos. Una verdadera discusión democrática es esta y no si los mestizos son mayoría o los indígenas, que es una discusión en todo caso colonial.

El vicepresidente también ha dicho que todos somos bolivianos, sólo que unos son bolivianos, en general, y otros son bolivianos con identidad particular. ¿Qué es esto? ¿Quiere decir que unos son bolivianos del Estado-nación y otros, además de ser bolivianos del Estado-nación, son también bolivianos de sus naciones y pueblos indígenas? ¿Así se resuelve el problema? Este argumento es parte de la concepción nacionalista del vicepresidente. De lo que se trata es de saber de qué manera, de qué forma, se concreta, se institucionaliza, la condición plurinacional de los ciudadanos bolivianos. El discurso del vicepresidente nos muestra cuán lejos estamos de la construcción del Estado plurinacional. 

Lo que no se da cuenta el vicepresidente al decir, ingenuamente, que unos son bolivianos en general y otros bolivianos con identidad particular, con identidad indígena, dice, concretamente, que unos son mestizos en general y otros son mestizos con identidad indígena. ¿Qué es ser boliviano sino mestizo? El Estado-nación de Bolivia, que nace a la independencia en 1825, como república de Bolívar, algo así, en el imaginario político de los nombres, como la esposa de Simón Bolívar, se consolida como Estado-nación cuando la república se hace nacional-popular con la revolución de 1952, después de un interregno "bárbaro" desatado por los "caudillos ilustrados" y después del lapso republicano liberal, dado con la culminación de la guerra Federal. Este Estado-nación y esta república popular constituyen e instituyen una nación mestiza. Entonces ser boliviano es ser mestizo y mestiza. ¿Se explica estas contradicciones del vicepresidente por el desborde del inconsciente? El inconsciente se filtra a través del lenguaje, está en el lenguaje como su sentido oculto. ¿O se explican por una ingenuidad patética, que se esconde en una pretendida soberbia desmedida? 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Por qué cayó Bolivia en manos del fascismo

René Zavalea Mercado

La batalla expresa la existencia del eje obrero-universitario, porque prácticamente no hay un combatiente que no sea obrero o universitario. Si a eso se suma la concurrencia de los militares revolucionarios, como Sánchez, está probado que la alianza entre los sectores más significativos

cualitativamente está lograda. Mientras la derecha demuestra que no controla realmente, como para llegar a un combate, sino al ejército, la izquierda dispone ya de los sectores estratégicos más decisivos de la población.

 

Redactores:

La Paz: Marco Antonio Fernández Alanoca, Sulma Echaverría García, Isabel Pomier, Wilfredo Pomar Miranda y José Julián Sirpatico. Cochabamba: Alonso Contreras Baspineiro, Fernando Méndez Terrazas y Claudia Zegarra Rivero. Santa Cruz: Alejandro Dausá.  Sucre: Roberto Valdiviezo Luna. Potosí: Héctor Hinojosa Rodríguez y Rosa Laime Muñoz. Trinidad: Fanthy Velarde. Madrid (España): Carlos M. Caravantes García.

Sobre el Comandante de Nuestra América: www.chebolivia.org

De la Redacción:

Las notas firmadas expresan los criterios de los autores.

Radio en vivo

Instituciones amigas